Enamorada de Mucientes

Por Florelisa Alcala

A 11 Kilometros de Valladolid haciendo límite con Palencia se encuentra Mucientes , ocupando  un espacio geográfico que se extiende sobre 64 kilómetros  cuadrados aproximadamente, a una altitud media de 750 metros sobre el nivel del mar.

Y que me llevó a Mucientes, pues el vino.

Desde que te aproximas a sus límites  te invade una sensación de gran energía, esa que emana de la tierra, del aire que respiras, de esos paisajes hermosos llenos de vid y de muchas bodegas que hacen que sus uvas brillen. Se pueden imaginar un pueblo con más de 300 bodegas y apenas 700 vecinos (increíble no)  aquí es fácil toparnos con respiraderos que emergen del suelo ya que son  muchas  bodegas subterráneas que se conservan para que las personas conozcan el proceso de elaboración más antiguo.

De por allí viene aquel, que le llamaban (y algunos aun le siguen llamando) “Clarete”

Sí, ese que en la etiqueta y en el continente americano lo nombramos  “rosado. “ Un rosado que seduce no solo por su color sino por su sabor único.

Los vinos de esta región compuestos en su mayoría por blancos y rosados pertenecen a la Denominación de Origen de Cigales y a su vez a su ruta del Vino que va desde Dueñas hasta Fuensaldaña, los invito a  conocerla a través de su página web http://rutadelvinocigales.com/

De las características de los rosados hablaremos en otro post ya que este ha sido solo un abre boca para que conozcan más acerca del origen de los extraordinarios caldos que Catilla y León tiene.

Por ahora y como se acerca el día de los enamorados yo les recomendaría un Quelías de Bodegas Sinforiano, es un rosado de Alta Gama,  de un color delicado rosa salmón. Expresivo, intenso, aromas de melocotón blanco y pomelo y sutiles notas de fresa ácida. En boca fresco y elegante. Una muy buena propuesta para enamorar todos los sentidos

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito