El Blanco me traslada al mar

Por Florelisa Alcala

Con ostras, langostinos, pulpo con un carpaccio de salmón o unas sardinas a la brasa servidas en pan, un vino blanco sin duda será el mejor acompañante. Para mí la combinación perfecta que aún servida lejos del mar sin duda alguna me traslada hasta cualquier rompiente de olas.

Pero no solo para maridar con frutos del mar, o carnes blancas, este caldo que se sirve frío nos puede acompañar a los aventureros, a los que nos gusta el picante en sus diferentes variedades y tipos de comida como en la mexicana, china, tailandesa o japonesa  lo cual quiere decir que gracias a la apertura de los paladares  también se abren nuevos mercados algunos impensables hasta hace poco.

Recientemente leí un estudio sobre el comportamiento del consumidor de vinos en México y quede gratamente sorprendida porque todo lo expuesto en mis post anteriores en cuanto edades y hábitos de consumo se ratifican. Cada vez son más jóvenes los que toman vinos y ya se vuelve normal comer con esta bebida. En cuanto a la relación precio calidad pueden tomar sin problemas un vino importado económico .El consumo en los eventos sociales cada vez es más frecuente y da cierto estatus en las redes sociales.

A lo que quiero llegar es que lo realmente fascinante es que en un país en donde podríamos decir que casi el 95% de su comida tenga como ingrediente principal el picante el consumo de vinos ha crecido exponencialmente en los últimos 3 años. Creo que se lo debemos en gran parte a los blancos. ¿Y ustedes que opinan?

Deja un comentario

Cerrar menú
×
×

Carrito